Tu Fisio en Córdoba logo

  PUNCIÓN Y ELECTRO-PUNCIÓN SECA

PUNCIÓN SECA EN CÓRDOBA

ALIVIO DEL DOLOR INMEDIATO

Desde luego el que inventó esta técnica sabía mucho, pero desde luego tenía pocos conocimientos sobre márquetin. Es cierto que esta técnica suena poco apetecible, pero sigue leyendo porque ¡Te sorprenderás!


La punción seca es una de las técnicas más efectivas de la fisioterapia invasiva que mejora el dolor muscular, elimina contracturas y otras dolencias musculoesqueléticas y trata el síndrome del dolor miofascial que provocan los puntos gatillos activos.



Los puntos gatillo son nódulos muy irritables que aparecen en las fibras musculares y que provocan dolor y alteran la sensibilidad y movilidad muscular.

Son realmente muy dolorosos, sobre todo cuando los presionamos.

El punto gatillo libera continuamente acetilcolina, lo que impide que las fibras se relajen.

Esto a su vez puede generar dolor e isquemia (falta de oxígeno en el músculo).​

Pueden estar:

Activos:

  • Provocan dolor en el propio punto y en la zona adyacente.
  • Limita el movimiento y, al no poder estirarse completamente, debilita el músculo. La zona afectada es aquella que se contrae al presionarla.

Latentes: el dolor aparece solo cuando el punto gatillo es presionado.

Pueden ser tratados mediante terapia manual o mediante punción seca.

La principal ventaja de la punción seca o electropunción es que permite llegar a zonas más profundas donde la terapia manual no tiene acceso y el alivio del dolor es inmediato.


Gracias a una aguja muy fina, que usamos como una prolongación de nuestros dedos, podemos apreciar los cambios en la firmeza de los tejidos que la aguja atraviesa.

La aguja provoca una microrrotura en las fibras musculares que inflama la zona y aumenta el flujo sanguíneo.

Así, regenera la fibra dañada y disminuye las sustancias nociceptivas que liberan los puntos gatillos y que aumentan el dolor del paciente.

Al estimular el sistema nervioso disminuye el dolor localizado y se activan las vías que modulan el dolor.
Como en cualquier técnica es fundamental realizar un buen diagnóstico que estudie el dolor del paciente y localice los puntos gatillo diana y satélites.

La efectividad de la punción seca para hacer desaparecer los puntos gatillo está contrastada científicamente pero si no se eliminan los factores que los hicieron aparecer estos volverán.

Por ello es de gran importancia combinar esta técnica con los ejercicios o actividades que recomiende el fisioterapeuta.

Por su parte la electropunción o corriente percutánea (PENS), aúna los beneficios de la punción tradicional con la estimulación eléctrica (TENS) con corrientes de baja frecuencia.

Una vez insertadas las agujas, que usamos como electrodos, en la zona a tratar se aplica la corriente.

Es una técnica muy empleada pues es muy segura y su aplicación directa consigue efectos desde la primera sesión.

Según el paciente, el músculo y el número de puntos tratados las molestias posteriores al tratamiento varían pero generalmente el paciente suele sentir una sensación parecida a las «agujetas» durante las 24-48 horas posteriores al tratamiento

Al aplicar la corriente tipo TENS, el dolor postratamiento es muy  poco probable, pudiendo el paciente realizar  su vida con total normalidad después de aplicar la técnica. 


  • Acelera los tiempos de recuperación permitiendo al paciente retomar su vida y entrenamientos cuanto antes.

  • Activa los sistemas moduladores del dolor disminuyéndolo en más del 20% y los días posteriores al tratamiento se sigue experimentando una progresiva mejoría pues, tras 48-72 horas la regeneración del tejido es total. ¡OJO! El tejido se regenera, no se cicatriza
  • Es una técnica segura con demostrada efectividad, incluso en procesos crónicos y lesiones que llevan mucho tiempo en el paciente.

  • Mejora la movilidad y el control motor muscular. Rompe las fibras y/o placas motoras afectadas aumentando el riego sanguíneo y regenerando las fibras.

  • Permite aumentar la flexibilidad de los músculos.
  • Llega a zonas donde la terapia manual no tiene acceso.
  • Artrosis.
  • Cervicalgias.
  • Ciáticas.
  • Dolores de cabeza y cráneo.
  • Dolores agudos y crónicos.
  • ATM
  • Dorsalgias.
  • Epicondilalgias (codo de tenista si presenta problemáticos puntos gatillo).
  • Lesiones de hombro.
  • Lumbalgias.
  • Tendinopatías
  • Parestesias
  • Fasciosis plantar
  • Dolor de rodilla


Al aplicar esta técnica debemos conocer muy bien tanto la zona a tratar como las características médicas del paciente y tener en cuenta factores como:


  • Alergia a alguno de los materiales empleados: como el metal de las agujas.
  • Daño en órganos vitales: pulmón, vísceras, etc.
  • En mujeres embarazadas (si se tratan las zonas próximas a las regiones pélvica y abdominal).
  • Fobia a las agujas.
  • Respuesta vaso-vaga: sudor, mareo, etc.
  • Tratamiento con anticoagulantes o problemas de coagulación.
  • Zonas con heridas, cicatrices, tatuajes, manchas, lesiones…

Salvo estas contraindicaciones, la punción seca o electropunción es una técnica efectiva y una gran aliada en la lucha contra el dolor.

Hay quiénes usan las agujas para hacer punto, los fisioterapeutas las usamos para deshacerlos. 

Bromas aparte, si eres unas de las muchas personas que tienen esa u otra dolencia de las citadas y quieres encontrar alivio: