Tu Fisio en Córdoba logo

  KINESIOTAPING O VENDAJE NEUROMUSCULAR

Kinesiotaping o vendaje neuromuscular en Córdoba

Estabilidad, seguridad y alivio del dolor.

Una de las técnicas que más ha revolucionado la fisioterapia deportiva y traumatológica, la rehabilitación y la medicina deportiva es el kinesiotaping o vendaje neuromuscular.
Algunos de los deportistas de élite que la han empleado para acelerar su recuperación han sido, entre muchos otros, Lance Armstrong, Djokovic, Serena Williams o John Cena.

La buena noticia es que no hace falta ir tan lejos ni ser un deportista de alta competición para disfrutar de sus efectos terapéuticos.

Puedes beneficiarte de todas las propiedades de una sesión de kinesiotaping o vendaje neuromuscular en Córdoba.

Aquí te cuento en qué consiste y cuáles son esas propiedades de las que te hablo

Esta técnica emplea unas vendas elásticas mayoritariamente de algodón (lo que permite más comodidad y transpiración) y fibras elásticas, cuyas propiedades (grosor, textura…) imitan la piel.

Estas vendas se aplican con mayor o menor tensión sobre la piel, para solucionar dolores y problemas musculoesqueléticos.

El adhesivo es muy ligero y suave, lo que permite mayor libertad, hipoalergénico y sin látex, por ello apenas hay riesgo de alergias.

Las tiras no llevan ningún medicamento, por lo que el efecto es únicamente físico.

Al ser mucho más elástico que un vendaje normal (puede estirarse hasta un 140% de su longitud) estabiliza la zona lesionada sin limitar el movimiento. De esta forma eliminamos el riesgo de que surjan patologías asociadas a largos periodos de inmovilizaciones.

Si las vendas se han colocado bien se mantienen hasta 4 o 5 días y con ellas el paciente puede hacer una vida totalmente normal, ducharse con ellas y hacer natación.

Deben colocarse con las esquinas redondeadas y en una zona con buena adhesión y, si es posible, sin vello.
Según la forma y la tensión con las que se aplican las tiras tendrá una aplicación linfática, manual, fascial, muscular, postural…

El vendaje se aplica en el músculo en estiramiento, vendando desde el origen hasta la inserción del músculo. Una vez colocada la venda se frota para activar el adhesivo y, según la necesidad del paciente y el tratamiento elegido, la piel se retrae y la epidermis se levanta dejando un espacio mayor que favorece el drenaje y la circulación.

La aplicación de las cintas de kinesiotaping exige el tratamiento de un profesional para la colocación con la técnica correcta.

Los beneficios terapéuticos de esta técnica totalmente natural y especialmente utilizada en el ámbito deportivo son:

  • Aumenta o disminuye el tono muscular.
  • Ayuda al sistema linfático a retirar productos de desecho.
  • Ayuda al organismo a activar el proceso de autocuración.
  • Acelera la recuperación y reincorporación a los entrenamientos del deportista.
  • Corrige la postura y alinea los músculos débiles.
  • Estabiliza las articulaciones y los músculos.
  • Disminuye el dolor y la inflamación y optimiza la movilidad proporcionando al paciente mayor rendimiento y estabilidad en sus actividades diarias y deportivas.
  • Estimula la piel y la fascia en dirección del acortamiento o distensión del músculo.
  • Facilita la circulación sanguínea y linfática.
  • Mejora la el rendimiento deportivo.
  • Reduce el dolor, la inflamación y la irritabilidad del sistema nervioso sensitivo y motor.
  • Se puede emplear de forma preventiva en las lesiones.
  • Puede utilizarse ante cualquier molestia o dolor y combinarse con otras técnicas para lograr efectos complementarios.
  • Puede usarse en embarazadas pues no es una técnica perjudicial para el feto.

El kinesiotaping se aplica para corregir disfunciones de la fascia, musculares, mecánicas, funcionales, circulatorias o tratar ligamentos o tendones.

Su uso está especialmente indicado para las siguientes patologías:

  • Afecciones del nervio ciático, sobre todo en mujeres embarazadas porque no hay ninguna contraindicación.
  • Alivio del dolor.
  • Corrección articular.
  • Disminución de la inflamación.
  • Disminución de hematomas.
  • Dolores crónicos de la espalda.
  • Dolores de cabeza y migrañas por tensión muscular.
  • Drenaje linfático.
  • Esguinces.
  • Estimulación de los músculos hipotónicos.
  • Hernia discal.
  • Inhibición de los músculos hipertónicos.
  • Lesiones musculares o articulares.
  • Mejora de la propiocepción (propiedad del cerebro de conocer la posición justa de las partes de nuestro cuerpo en todo momento).
  • Roturas de fibra muscular.