Tu Fisio en Córdoba logo

  ONDAS DE CHOQUE

ONDAS DE CHOQUE EN CÓRDOBA

Siempre pensé que no hay nada más relajante y que dé mayor sensación de paz que arrojar una piedra a un lago y contemplar el movimiento de las ondas en su superficie.
Sin embargo, gracias a mis pacientes (de los que cada día aprendo algo nuevo) descubrí que hay unas ondas cuyos efectos son aún más beneficiosos.

Son las ondas de choque y en «Tu Fisio en Córdoba» te contamos y ofrecemos toooodos sus beneficios 

El tratamiento con ondas de choque, cuyo porcentaje de éxito en muchas patologías es aproximadamente de un 70%, tiene como principal objetivo eliminar el dolor muscular, las calcificaciones de los tendones y generar nuevos vasos sanguíneos en los tejidos (neoangeogénesis). 

Con una pistola y un proyectil de aire comprimido en su interior se transfiere, mediante una onda mecánico-acústica, energía a un transmisor situado en el extremo de un aplicador que está en contacto directo con la zona lesionada.

Así, la energía llega a los tejidos musculoesqueléticos dañados o a los puntos dolorosos.

Estas ondas  crean una inflamación controlada que activa la microcirculación lo que repara y reconstruye los tejidos dañados.

La aplicación de la energía:

  • Promueve la neoangeogénesis o desarrollo de nuevos vasos sanguíneos.

  • Aumenta la producción de colágeno: una sustancia fundamental en el proceso de regeneración de los tejidos. La terapia con ondas de choque hace que las nuevas fibras de colágeno se adhieran al tendón aportándole firmeza.

  • Disuelve las calcificaciones: los microdesgarros y otros traumas en el tendón provocan que el calcio se acumule provocando dolorosas calcificaciones que las ondas de choque rompen para que el sistema linfático las deseche con mayor facilidad.

  • Disminuye la inflamación y el dolor crónico pues inhiben la sustancia P, un neurotransmisor que se encarga de transmitir la información del dolor.

Cuando se localiza el punto exacto del dolor la terapia con ondas de choque es una de las intervenciones más exitosas en lo que a los tiempos de recuperación se refiere.

Según la profundidad que alcanzan y la proyección de las ondas se clasifican en dos grupos:

  • Radiales: profundizan hasta 5 centímetros y proyectan la onda en forma de abanico.
  • Focales: pueden llegar hasta los 12 centímetros y proyectan la onda hacia un solo punto. 

Al combinar las ondas de choque con otras técnicas como la ecografía musculoesquelética (con una visión real de las estructuras elegimos el mejor tratamiento y tenemos una eficaz guía durante su aplicación) y la elastografía (valoramos el movimiento, la resistencia y elasticidad del tejido y muestra los puntos diana que, de otra manera, no veríamos con facilidad) conseguimos resultados mucho más efectivos.

Este tratamiento es muy efectivo pero debemos tener en cuenta dos cosas:

  • Durante el tratamiento no se deben tomar antiinflamatorios pues bloquean la actividad de las ondas de choque y de los ejercicios que realiza el paciente.

  • Una vez aplicado el tratamiento se debe retomar progresivamente el ejercicio. Desde la primera sesión el paciente debe realizar los ejercicios que le prescribe su fisioterapeuta.
Aunque el tejido no suele regenerarse antes de los 60 días, con las ondas de choque suele haber resultados entre las 3 y 5 primeras sesiones sobre todo en la disminución del dolor y eliminación de calcificaciones. 

Pero además de ser una técnica indolora, presenta los siguientes beneficios:
  • Rápidos efectos positivos (produce colágeno, genera nuevos vasos sanguíneos, lima las calcificaciones) encaminados a una mejor y más rápida recuperación.
  • Tiene efecto analgésico pues elimina el dolor.
  • Regenera y recupera el tejido dañado.
  • Restaura la movilidad al limar las calcificaciones y síntomas secundarios de la artrosis.
  • No es una técnica invasiva.
  • El paciente retoma su vida normal tras la sesión.
  • Se aplica a patologías agudas y/o crónicas.

¡Ni lo uno, ni lo otro! El tratamiento con ondas de choque es una técnica no dolorosa que apenas presenta molestias en los pacientes y tampoco presenta efectos secundarios ni secuelas.

Frecuentemente en dolores crónicos (de hombros, lumbalgias, tendinopatías) pero también para limar calcificaciones  Algunas de las más comunes son:

  • Calcificaciones
  • Tendonopatías calcificantes.
  • Espolón calcáneo.
  • Dolor crónico.
  • Fibrosis muscular, post-rotura muscular o microrrotura.
  • Lesiones de cadera: bursitis, trocanteritis
  • En el codo: epicondilosis y epitrocleosis (codo de tenista y codo de golfista)
  • Aquilodinia
  • Fasciosis plantar
  • En la rodilla: cintilla iliotibial, pata de ganso, rodilla del saltador, síndrome de la punta de la rótula.
  • Pubalgia.
  • Puntos gatillo.
  • Tendinopatías de hombro (manguito rotador, síndrome subacromial, hombro doloroso…), de rodilla y de tendón de Aquiles.
  • Osteocondritis
  • Procesos cancerígenos no controlados
  • Embarazo
  •  Infecciones o heridas en la piel
  •  Estados febriles
  • Trastornos vasculares: linfangitis, flebitis, trombosis y embolias.
  • Cardiopatías severas
  • Personas anticoaguladas
  • Infiltrados con corticoides recientes (2 meses).
  • Menores de edad en fase de crecimiento.


Nuestro tratamiento incluye:

  • Valoración, tratamiento y diagnóstico.
  • Punción seca, terapia manual.
  • Ondas de choque.
  • Plan de ejercicios personalizados.

Duración: 30 minutos.

Bono 5 sesiones: 125€.

¡QUIERO ESTAR EN LA ONDA!